La Constitución de Santa Fe

Necesidad de la Reforma

La idea de reformar de la Constitución de Santa Fe vigente se origina en la necesidad de plasmar en su texto los avances institucionales y el reconocimiento de nuevos derechos y garantías producidos en los últimos 50 años en la provincia, en el país y, en un marco más amplio, en Latinoamérica. Es decir, para que exprese los valores, principios y voluntad del pueblo santafesino en el actual momento histórico, como se dijo antes.

En esa línea de ideas existen hechos determinantes, tales como la suscripción por parte de Argentina de tratados internacionales referidos al reconocimiento y protección de los derechos humanos y la trascendente reforma operada en la Carta Nacional en 1994, que establece un amplio marco de derechos y garantías, fija instancias de control más efectivo entre los poderes del Estado, y promueve la descentralización en lo político, en lo administrativo y en lo económico-financiero, revalorizando, además, la regionalización. Estos cambios marcaron desde entonces la necesidad de una readecuación del texto fundamental de la provincia a fin de cumplir con las pautas mencionadas.

No sólo eso sino que es necesario resolver asignaturas pendientes específicas en materia institucional. Tal es el caso de la autonomía municipal, que la Constitución Nacional del 94 ordena asegurar a las provincias, “reglando su alcance y contenido en el orden institucional, político, administrativo, económico y financiero”. Esto implica que cada municipio puede regular la forma de división de las funciones del poder, delimitar competencias; introducir institutos de democracia participativa y de control interno, externo y ciudadano del municipio; elegir su régimen electoral; regular tributos, etc.

A ello se agregan avances institucionales de Santa Fe, consagrados en normas de jerarquía inferior a la Constitución, como leyes y decretos.

Esta necesidad de la reforma fue advertida en distintas ocasiones en los últimos años, habiéndose presentado proyectos provenientes prácticamente de la totalidad del arco político provincial. Sin embargo, a pesar de los numerosos antecedentes, que en esencia ponen de manifiesto la necesidad de modernizar las instituciones, hasta la fecha no se ha logrado un consenso que la haga viable.